El cacao: una tradición familiar con visión de emprendedora

Te presentamos la historia de Daniel Guzmán, un emprendedor con una visión única. Daniel, el segundo de cuatro hermanos y descendiente de una familia cacaotera por tradición, decidió cambiar su vida al pasar de ser militar a convertirse en dueño de un micronegocio. A sus 41 años, Daniel se encuentra ahora al mando de revitalizar la finca cacaotera familiar, legado construido por su padre, Reynaldo Guzmán Romero.

Esta finca, ubicada en la vereda el Tendido del municipio de Gigante, Huila, ha sido propiedad de su familia durante más de 200 años y va más allá de ser simplemente una plantación de cacao. Bajo la dedicada administración de su padre, la finca se ha convertido en un símbolo de herencia y tradición, con árboles de cacao que han sido productivos durante generaciones. Ahora, Daniel asume el liderazgo de esta finca con una visión integral que incluye preservar y expandir el legado familiar, no limitándose solo a la producción de cacao.


¿De qué trata el emprendimiento?

Mi emprendimiento se centra en transformar nuestra finca cacaotera en un destino agroturístico integral. Además de producir cacao de alta calidad, ofrecemos la Ruta del Cacao, una experiencia turística inmersiva bajo el lema "De la flor a la taza de chocolate". Los turistas pueden conocer los 200 años de historia de la finca, recorrer el cultivo, aprender sobre el proceso de fermentación y secado del cacao, y participar en la elaboración del chocolate, disfrutando al final de una taza caliente con bizcochos de achira y quesillo. La experiencia dura aproximadamente dos horas y media y ha sido un gran éxito desde su lanzamiento el 7 de enero de este año.

¿Qué te motivó a emprender?

Mi motivación inicial fue la necesidad urgente de rescatar la finca familiar, que enfrentaba problemas graves como la sequía y la baja producción. Sentí un profundo deber de continuar el legado cacaotero de mi familia y devolverle a la finca su antiguo esplendor bajo la guía de mi padre, Reynaldo Guzmán Romero.

¿Cuáles eran los principales desafíos que enfrentabas como emprendedor antes de recibir apoyo del programa?

Enfrentaba desafíos significativos como la gestión de deudas, créditos sin pagar, la falta de conocimientos en marketing para promocionarla, la administración, y la necesidad urgente de implementar prácticas sostenibles para revitalizar la producción de cacao.

¿Cómo llegaste al programa?

Me enteré del programa MD Micronegocios a través de una invitación de la alcaldía para emprendedores locales. Me inscribí con la esperanza de obtener el apoyo necesario para superar los desafíos que enfrentaba mi negocio familiar.

¿Cómo describirías el apoyo y las herramientas proporcionadas por el programa MD Micronegocios?

El programa ha sido fundamental al proporcionarme capacitación integral, mentoría personalizada y acceso a recursos financieros y técnicos enfocados en fortalecer y desarrollar la finca cacaotera. Esta experiencia ha sido clave para desarrollar una visión estratégica y mejorar nuestras prácticas de cultivo y gestión. Gracias a esto, he aprendido a implementar estrategias efectivas de marketing, mejorar la gestión financiera y promover la sostenibilidad en nuestras operaciones, lo cual ha sido fundamental para el crecimiento y la estabilidad de nuestra finca.

¿Cómo te ha beneficiado trabajar con profesionales de apoyo asignados por el programa?

Trabajar con profesionales ha sido fundamental para el desarrollo de mi emprendimiento. La ayuda psicosocial ha sido crucial en diversas dimensiones, brindando el apoyo necesario para enfrentar los desafíos del camino. Los mentores empresariales, por su parte, han aportado valiosos conocimientos sobre cómo vender nuestros productos, qué estrategias seguir y cómo planificar el futuro de la finca y de la ruta cacaotera. Su orientación ha sido clave para implementar prácticas efectivas y mantenernos enfocados en nuestros objetivos a largo plazo.

Las mentorías han sido un pilar fundamental en nuestro crecimiento. Nos han proporcionado orientación estratégica, ayudándonos a implementar prácticas efectivas en la producción y empaque del cacao. Además, han promovido una planificación a largo plazo para la ruta del cacao y nos han conectado con profesionales del sector, fortaleciendo así nuestro negocio y la experiencia que ofrecemos

¿Qué mejoras o cambios específicos implementaste en tu negocio como resultado directo de tu participación en MD Micronegocios?

Implementamos cambios importantes para hacer nuestras operaciones más eficientes, mejoramos la calidad de nuestros productos de cacao y enriquecimos la experiencia para nuestros clientes. Además, desarrollamos nuevas estrategias de marketing y reforzamos nuestra gestión financiera, impulsando así nuestro crecimiento sostenible. Raúl, mi mentor, me hizo reflexionar sobre la importancia de prever nuestras necesidades futuras. Nos aseguramos de tener capacidad de almacenamiento adecuada y equipos como aire acondicionado y una nevera más grande para mantener la calidad y la frescura de nuestros productos. Mantener la consistencia en el sabor del chocolate ha sido fundamental para preservar nuestra identidad y satisfacer las necesidades específicas de nuestros clientes, incluso en situaciones como la fermentación del cacao que puede afectar el sabor.

¿Qué consejo darías a otros emprendedores que estén considerando participar en un programa similar?

Que no pierdan la oportunidad de acceder a programas como estos cuando se les presenta la ocasión. Como se suelen decir, “hay tres cosas en la vida que no tienen regreso: la flecha lanzada, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida”. Personalmente, siempre he procurado aprovechar cada oportunidad que se me ha presentado en la vida. Mi consejo para otros emprendedores es que cuando tengan la posibilidad de participar en programas como este, donde pueden mejorar condiciones, adquirir nuevas habilidades y obtener una visión más amplia para proyectar su negocio, aprovechen esa oportunidad. Involúcrense activamente, inviten a más personas a sumarse, porque los beneficios que se pueden obtener son enormes, dependiendo de cómo cada uno trabaje y aproveche las oportunidades que se presenten.

Por último…

¿Nos podrías dejar una frase emprendedora?

¿La cuestión es, por dónde empezar? Entonces, empiece por donde está y comience con lo que tiene, enamórese de su idea y póngala en marcha.

en Blog
Gestión Financiera para Micronegocios: Claves para el Éxito